Publicacion de Instagram Cita en Naranja con Flores 7

¿Necesita realmente un retenedor después de la ortodoncia?

Mucha gente asume que una vez que se le quitan los aparatos, el tratamiento ha terminado. En realidad, esto es sólo el final de la fase de tratamiento activo. Lo siguiente es la fase de retención, que puede durar unos años o el resto de su vida, dependiendo de sus necesidades.

Los retenedores son el elemento central de la fase de retención. Estos aparatos de ortodoncia mantienen los dientes en su sitio, impidiendo que vuelvan a su antigua ubicación. Los retenedores suponen un coste adicional, pero son esenciales para mantener su nueva sonrisa.

¿Son necesarios los retenedores después de la ortodoncia?

En el momento de iniciar el tratamiento de ortodoncia, lo más probable es que tus dientes hayan estado en sus lugares desalineados durante años, incluso décadas. Aunque no te guste su ubicación original, es donde naturalmente quieren estar, incluso si esto causa problemas con tus dientes, la mandíbula y la salud en general.

Una vez que se retiran los aparatos, los dientes deben mantenerse en su nueva posición. De lo contrario, volverán a su posición anterior. Aunque esto puede no ser inmediatamente obvio, al cabo de unas semanas, si no llevas retenedores, notarás que tus dientes ya no están rectos.

Durante el primer o segundo año de tratamiento activo es cuando los dientes son más propensos a desplazarse hacia sus lugares originales. Durante esta fase, deberás llevar los retenedores a tiempo completo. Después, tu médico puede decidir que está bien llevarlos con menos frecuencia, por ejemplo, sólo por la noche.

Hay muchas personas que se sometieron a un tratamiento de ortodoncia en la infancia y la adolescencia y que tienen que volver a hacerlo en la edad adulta porque dejaron de llevar los retenedores. Aunque los retenedores suponen un gasto adicional y a veces son molestos de llevar, son esenciales para preservar la inversión realizada en tu sonrisa.

Sin los retenedores, tus dientes comenzarán a desplazarse y probablemente te obligarán a invertir más tiempo y dinero en un tratamiento de ortodoncia adicional. Salva tu sonrisa y usa tus retenedores según las indicaciones.

¿Son todos los retenedores iguales?

Al igual que cuando estaba en tratamiento activo, cuando pase a la fase de retención, tendrá cierto margen para elegir el aparato que más le convenga. Hay tres tipos principales de retenedores dentales, cada uno con sus ventajas y desventajas. Lo único que tienen en común es que ayudan a mantener los dientes en su posición correcta.

Retenedores removibles transparentes

Estos retenedores son fácilmente la opción más conveniente para la mayoría de las personas durante la fase de retención. Son similares a los alineadores transparentes y a las cubetas de blanqueamiento dental. Los retenedores transparentes extraíbles siempre se adaptan totalmente a los dientes, por lo que son invisibles cuando se usan. También son fáciles de limpiar ya que son extraíbles.

Estos retenedores tienen algunas desventajas. En primer lugar, hay que llevarlos durante 22 horas al día, quitándolos sólo al comer, beber, cepillarse o usar el hilo dental. En segundo lugar, al ser removibles y transparentes, puede ser fácil perderlos u olvidarse de volver a colocarlos.

Aun así, los dentistas y ortodoncistas suelen preferirlos porque cubren todos los dientes, impidiendo cualquier movimiento que pueda perjudicar la alineación. Un juego de retenedores transparentes extraíbles suele costar entre 200 y 400 euros. Deberás sustituir los tuyos cada dos años.

Retenedores fijos permanentes

Estos retenedores le resultarán familiares a los pacientes con brackets, ya que están adheridos a los dientes. Por supuesto, hay algunas diferencias clave. En primer lugar, los retenedores permanentes se colocan en la parte trasera de los dientes, no en la delantera. En segundo lugar, no tienen brackets; los retenedores fijos sólo utilizan un alambre y un adhesivo dental. En tercer lugar, estos retenedores sólo van en los dientes delanteros, no se extienden hacia atrás hasta los molares.

La principal ventaja de los retenedores fijos es que siempre están en su sitio. Sin embargo, tienen bastantes desventajas.

  • Como sólo sujetan los dientes delanteros, las muelas pueden desplazarse.
  • Puede ser difícil mantenerlos limpios, sobre todo porque están en la parte posterior de los dientes.
  • Pueden dañarse con la comida.
  • Hay que mantener la mayoría de los cambios en el estilo de vida provocados por los aparatos.

Los retenedores permanentes cuestan entre 300 y 500 dólares por juego y hay que cambiarlos cada 4-5 años o cuando se rompan o se sientan flojos.

Retenedores Hawley

Son el aparato original de la fase de retención. Los retenedores Hawley tienen una placa de plástico o acrílico en el centro, que se ajusta al paladar. Está conectada a un alambre que rodea la parte delantera de los dientes y los mantiene en su sitio.

A diferencia de los retenedores fijos, los aparatos Hawley son extraíbles. Sólo hay que llevarlos durante al menos 22 horas al día. Esto facilita su limpieza y le permite comer y beber lo que desee. La principal desventaja de los retenedores Hawley es que son algo visibles, a diferencia de los retenedores transparentes y fijos.

Los retenedores Hawley cuestan unos 300 euros y duran hasta 8 años, por lo que son la opción más asequible a largo plazo.

¿Qué sucede si no uso mi retenedor?

Sencillamente, tus dientes comenzarán a desplazarse hacia donde estaban antes.

En los primeros 12 meses después de terminar el tratamiento activo es cuando tus dientes tienen más probabilidades de tener movimientos dramáticos después de un corto tiempo sin stu retenedor. Incluso 24 horas pueden permitir que los dientes se muevan lo suficiente como para necesitar la ayuda de tu equipo dental. Los retenedores removibles deben llevarse al menos 22 horas al día durante el primer año de la fase de retención.

Con el tiempo, los dientes se estabilizarán lo suficiente como para que el desplazamiento no se produzca tan rápidamente. En este momento, los retenedores removibles pueden llevarse estrictamente por la noche. Si te olvidas de ponértelos en alguna ocasión, tampoco será el fin del mundo.

¿Cuándo puedo dejar de usar mis retenedores después de la ortodoncia?

Malas noticias: los retenedores son para toda la vida. Aunque puedes pasar a llevarlos sólo por la noche, tendrás que usarlos durante todo el tiempo que quieras que tu sonrisa tenga el mejor aspecto.

Es posible que quieras utilizar diferentes tipos de retenedores dependiendo de la fase en la que te encuentres del tratamiento. Por ejemplo, un retenedor fijo puede ser ideal durante el primer o segundo año después de quitarse los brackets, ya que es casi a prueba de errores. A continuación, es posible que desee cambiar a un sistema transparente extraíble o a un retenedor Hawley para tener la opción de un tratamiento nocturno.

En definitiva, los retenedores no son opcionales, a menos que una sonrisa recta y saludable lo sea. Usa el tuyo correctamente, mantenlo limpio y en buen estado, y sustitúyelo cuando sea necesario.

¿Cómo conseguir un nuevo juego de retenedores?

El primer juego de retenedores después de los aparatos de ortodoncia debe venir directamente de tu ortodoncista o dentista. En muchos casos, el coste de este juego está incluido en el plan de tratamiento original, pero no siempre. Asegúrate de comprobarlo con tu proveedor.

Sea como sea, en algún momento tendrás que sustituir los retenedores. Puede ser por pérdida o daño, pero todos los retenedores tienen una vida útil limitada. Desgraciadamente, es entonces cuando muchas personas dejan de llevarlos, por miedo al coste o a las molestias que supone conseguir unos nuevos. No dejes que esto te ocurra.

Tienes varias opciones para sustituir tus retenedores.

  • Vuelve a tu dentista u ortodoncista original que te puso los frenos y haz que te haga o encargue nuevos retenedores.
  • Acude a un nuevo dentista, ortodoncista o clínica para que te hagan nuevos retenedores. Puedes buscar la opción más barata.

Cada una de estas opciones tiene ventajas y desventajas. Acudir a tu médico de cabecera probablemente signifique pagar más de lo que pagarías si buscaras o compraras tus retenedores online. Los retenedores por correo son los más asequibles, ya que cuestan aproximadamente la mitad que los de un médico, pero tienes que tomar tus propias impresiones. Y con un nuevo médico, no sabes necesariamente qué esperar.

Conclusión

La fase de retención del tratamiento puede ser molesta y costosa, pero es esencial para evitar que tus dientes vuelvan a tu sitio original. Has el proceso lo más fácil posible para ti eligiendo los retenedores correctos para tu estilo de vida y tu presupuesto. Entre las opciones en el consultorio y en casa, encontrará los retenedores que te ayudarán a garantizar que tu sonrisa dure toda la vida.

¿Los retenedores tienen un calendario de reducción?

Sí, pero esto no es universal. Suponiendo que tenga retenedores removibles, al menos durante el primer año, debe llevarlos 22 horas al día. A continuación, entre 12 y 24 meses después de iniciar la fase de retención, normalmente se puede pasar a llevarlos sólo por la noche, durante 10 horas seguidas. Por último, algunas personas pueden pasar a llevarlos sólo una noche sí y otra no después de unos 12-24 meses.

¿Con qué frecuencia tendré que cambiar mis retenedores?

Depende del tipo de retenedor y de tu cuidado. En general, hay que cambiarlos cada 2 a 7 años.

¿Con qué rapidez pueden los dientes volver a su antigua posición?

Esto depende del tiempo que haya estado sin tratamiento. Si estás en los primeros 12 meses de la fase de retención, incluso las horas pueden marcar la diferencia. Si han pasado años, pueden pasar semanas, o incluso meses, sin llevar retenedores para que haya un cambio notable.

¿Los retenedores dañan mis dientes?

Los retenedores nunca deberían dañar tus dientes. Sin embargo, los que están mal hechos o no se cuidan pueden causar problemas. Adquiera tus retenedores de fuentes de confianza y mantenlos adecuadamente.

¿Qué puede dañar mis retenedores?

Los alimentos duros, pegajosos, crujientes y resistentes pueden dañar los retenedores. Además, el calor es un problema, así que si tienes retenedores removibles, mantenlos alejados de las fuentes de calor y del sol.

¿Cómo puedo limpiar mis retenedores?

Esto depende del tipo de retenedor que tengas. Todos los retenedores se pueden cepillar, y los removibles también se pueden sumergir en soluciones de limpieza especiales.

¿Debo preocuparme si mi retenedor está demasiado apretado?

Un retenedor nuevo puede resultar un poco incómodo, pero deberías desaparecer en unas horas. Si el retenedor te aprieta y no es nuevo, esto indica que no lo has llevado tan a menudo como deberías y que tus dientes están empezando a migrar a sus antiguas posiciones.

Cuando no lleve los retenedores, ¿dónde debo colocarlos?

Colócalos siempre en su recipiente, que debería estar incluido con los retenedores cuando te los entreguen. También puedes pedir nuevos envases por Internet en la mayoría de las grandes superficies. No los pongas nunca en servilletas, ya que se pueden tirar fácilmente, y evita ponerlos en cualquier lugar donde puedan aplastarse o doblarse, como en bolsillos o bolsas.

¿Cómo se adaptan los retenedores a mis dientes?

Se te enviará un kit de impresión para tomar moldes de tus dientes. Los retenedores se fabrican a partir de estos moldes.

¿Existen riesgos con los retenedores de venta por correo?

El mayor riesgo es hacer un pedido a una empresa de mala reputación. Asegúrate de investigar y verificar que la empresa que está considerando es legítima antes de hacer el pedido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *